El espectro luminoso óptimo TGL

El espectro luminoso óptimo TGL

Hay ciertas longitudes de onda que son usadas de forma más eficaz y dentro de ese espectro luminoso  existe una amplia variabilidad. De ahí, la importancia otorgada a los LEDs que permiten hacer frente a esa versatibilidad para el cultivo frente a otros tipos de iluminación.


Se entiende por luz, a todo espectro irradiado por el sol que se propaga en ondas y partículas. La fotometría se encarga de la medida de la luz, de lo que el ojo puede llegar a percibir porque  nuestro ojo no puede percibir todo el espectro luminoso. Lo mismo les ocurre a las plantas, pese a que éstas responden a un patrón de luz diferente. Lo interesante, en este caso, es conocer el punto efectivo para el umbral de la planta ( Par: Radiación Fotosintética Activa). Es decir, el número de fotones de energía radiada en el intervalo espectral de 400-700 nm, que es el rango que las plantas utilizan en la fotosíntesis (proceso vital para el crecimiento).

Aunque las plantas utilizan la luz en todo este intervalo, hay ciertas longitudes de onda que son usadas de forma más eficaz y dentro de ese espectro luminoso  existe una amplia variabilidad. De ahí, la importancia otorgada a los LEDs que permiten hacer frente a esa versatibilidad para el cultivo frente a otros tipos de iluminación como la HID (halógena). No obstante se conoce que hay espectros especialmente útiles para el crecimiento de la planta, por lo que la pregunta más recurrente entre los cultivadores sigue siendo: cuál es la combinación lumínica ideal para el cultivo.

La evolución en la tecnología LED, se ajusta a ese patrón de luz ideal y permite cubrir todo el  espectro lumínico. Las nuevas TGL, adaptadas especialmente al cultivo de cannabis obedecen a ese patrón y gracias a un cuidado diseño óptico, respetan la frecuencias lumínicas que son aprovechadas mayormente por la planta en su longitud de onda ideal desechando las menos aprovechables o nocivas. Todo ello, compensado, además, con un consumo bajo de energía.