Regar en cultivos con TGL

Regar en cultivos con TGL

Junto a luz y el aire el agua es de los principales elementos que dan vida y mantienen nuestras plantas favoritas. Generalmente estamos acostumbrados a regar cada pocos días, incluso a hacer una programación de riegos y seguirla a rajatabla desde el principio al final del cultivo.

Aunque este sistema es muy cómodo, a veces puede no ser adecuado del todo para las plantas que pueden estar recibiendo un exceso de agua. Este caso es el que intentaremos evitar en los cultivos con TGL.

Normalmente en los cultivos bajo lámparas LED los riegos son menos frecuentes, el agua tarda más en ser asimilada o evaporar el exceso de la humedad en la tierra y debemos ser observadores para regar sólo cuando sea preciso.

Uno de los problemas que estamos viendo que más se repite en los cultivadores con LED en nuestro caso TGL, es precisamente este exceso de riegos sistemáticos.

¿Es posible que las plantas sólo “pidan” agua cada 15 días?

En varios casos y en función del estado de la misma, crecimiento por ejemplo, no es infrecuente tener que espaciar los riegos 10-15 días. De hecho es preferible esperar a regar, a volver a hidratar la tierra estando ésta aún húmeda.

Nuestras recomendaciones para controlar individualmente el riego en cada planta son:

Observar la planta, ver el estado de las hojas. Un síntoma muy claro es ver que las hojas (las superiores también) están caídas hacia abajo aunque la planta esté completamente sana. En este caso está pidiendo agua.

Pesar cada maceta antes y después de cada riego para saber en qué momento volverá  a tocar hidratarla de nuevo. Esta es posiblemente la forma más precisa de controlar los riegos; se puede hacer “a ojo” notando el descenso en el peso si está lista para ser regada, o con una báscula para mayor exactitud.

Otra forma bastante sencilla y eficaz es la de meter el dedo en la tierra y ver si aún está mojada. Puede parecer que la tierra se ha secado, pero a veces es sólo la parte superior o primera capa.
En definitiva, a la hora de cultivar bajo los TGL es preferible una carencia en algún riego que un exceso continuado del mismo.